octubre 10, 2012

Inauguración

Abre sus puertas en Mendoza una auténtica galería, que representará artistas de primer nivel. Lo más destacado del arte local y nacional estará a disposición de los mendocinos y visitantes, en un solo lugar equipado bajo estrictas normas de conservación y según los cánones universales de arte.

Un nuevo espacio diseñado bajo un concepto diferenciador, destinado a promocionar el arte y sus creadores abre sus puertas en Mendoza. En el Edificio The Plaza Business (Montevideo 230, piso 8 oficina 4, de Ciudad) la Galería de Arte Daniel Rueda busca desarrollar un ámbito profesional para mostrar distintas obras y autores, que en su conjunto representen un “Arte” verdaderamente distintivo.

Luego de 7 años de trabajo sostenido en la promoción y difusión de las artes visuales en circuitos nacionales e internacionales, Daniel Rueda pretende a través de este proyecto, ocupar un lugar único que aliente el desarrollo y la proyección de un nuevo mercado -aún en formación- que se asoma en Mendoza, para insertar el arte mendocino en el mercado y la cultura nacional. Persigue tanto la promoción internacional de artistas jóvenes, como así también de autores ya consolidados en el arte mendocino y argentino. La galería además, procura albergar eventos especiales (exclusivas catas de vinos, presentación y lanzamientos de productos) y ofrecerá soporte a organizaciones que fomenten la conciencia social.
Galería de Arte Daniel Rueda ha sido cuidadosamente estudiada y se ha diseñado a partir de asesoramiento arquitectónico y en iluminación. Posee un ambiente neutro de 110 m², que no compite con las obras a exponer y se ha desarrollado bajo estrictas medidas de conservación, respondiendo a los cánones universales de arte.
Contará con un innovador servicio de consultoría que incluye asesoramiento para la compra de obras de arte, tasaciones y gestión de certificados de autenticidad. Así también propiedad intelectual, investigación histórica y documentación, analizando el estado de conservación e instrucción de los pasos a seguir con respecto a posibles restauraciones y enmarcados museológicos.

“Pretendo, en esta galería, construir un territorio que brinde a Mendoza y a sus visitantes la oportunidad de ser parte de un sueño de placer y disfrute. Éste es mi deseo: que este lugar sea el reflejo del arte en Mendoza para el mundo, y también un ámbito de recepción y exhibición de los nuevos talentos que surgen permanentemente” afirma Daniel Rueda.
El nuevo espacio albergará distintas especialidades artísticas y dentro de ellas diferentes técnicas, unidas todas por un hilo conductor, que es la consagrada y distinguida calidad de los creadores involucrados.
“Mi relación con el arte la siento un destino. Considero que mi formación universitaria de abogado, junto al profesorado de piano y la participación en programas juveniles de Rotary Internacional contribuyeron en mi formación de gestor. En lo personal pongo el acento en la profesionalidad del artista, dada por distintos factores como el oficio, la cantidad y calidad de su producción. Y muy especialmente en su trayectoria como artista. Creo que el artista debe interactuar con el medio y con los circuitos, que son muchos y muy variados; y el mercado es uno de ellos. No trabajo con artistas amateurs, necesito que la pintura sea su vida, que haya expuesto en galerías y espacios de arte serios, que posea prensa favorable, con buenas críticas en medios de interés”, sostiene el Marchand.

La galería trabajará para vincularse al actual concepto de “industria cultural”, conjugando la creación artística, la producción y el desarrollo de bienes y servicios.
“No olvidemos que se puede comprar obras originales de artistas de primera línea, con bajo presupuesto y recordar que el arte es económico si se sabe comprar en su momento, además de su segura inversión. El mendocino que compra arte busca una obra con futuro en el mercado y otras veces con fines meramente decorativos. Pero en una u otra opción, algo que debe tener en cuenta es que siempre se le garantice no sólo la buena calidad de las obras, sino su autenticidad y el “valor justo”. Frecuentar museos, galerías, espacios de arte y talleres de artistas resulta fundamental para entrenar el ojo crítico, formar el gusto y conocer este mercado en formación. Hoy, quienes compran una obra de arte son cada día más exigentes y conocedores. También se tiene mayores oportunidades de acercarse al arte, lo que genera un excelente entrenamiento. Yo recomiendo tenacidad para encontrar las obras deseadas, audacia para comprarlas y algo imprescindible, que es confiar en el gusto propio”.