septiembre 3, 2008

La Vendimia es una marca registrada

La fiesta mayor lleva 72 años de vida y recién ahora ha sido inscripta como propiedad intelectual de Mendoza. Esto le permite al Estado protegerla de abusos con su nombre. También se registró el teatro Independencia. Hay problemas con el MendoRock y el Americanto.

Después de 72 años, la Fiesta Nacional de la Vendimia es recién ahora una marca registrada para todos los mendocinos. Esto significa que el Estado tiene la propiedad intelectual del festejo más grande de nuestra provincia y cuenta con el mayor aval legal y administrativo para proteger la identidad, el nombre y demás cuestiones relacionadas con la Vendimia.

Apenas ocupó el sillón de secretario en Cultura, Ricardo Scollo comenzó a investigar si la fiesta vendimial estaba registrada. Y, créase o no, pero ni ésta ni muchas otras celebraciones y espacios propios de Mendoza contaban con esta protección.

Hasta ahora, a nadie se le había ocurrido hacer el trámite para evitar y prevenir inconvenientes judiciales o administrativos si la marca Vendimia ya estaba registrada a nombre de alguna empresa, institución o alguna persona en particular.

Entonces, el funcionario destinó el tema al asesor de Gabinete de Cultura, Daniel Augusto Rueda, quien llevó a cabo “una tarea sencilla que nos beneficia a todos, más allá del Gobierno de turno”.

Es que el registro en el Instituto Nacional de Propiedad Intelectual se realizó por el tiempo máximo permitido antes de caducar, que es de 10 años. Y no sólo se registró como marca el Acto Central, sino también el Festival Internacional Música Clásica por los Caminos del Vino y el mismísimo teatro Independencia.

Sin embargo, como buen abogado, Rueda sabía que las cosas podían complicarse. Y así ocurrió con dos festivales que intentó registrar: MendoRock y Americanto ya estaban inscriptos a nombre de terceros y hoy están en pleno proceso para determinar si el título le pertenece o no a la provincia de Mendoza.

De no ser así, el Gobierno deberá o bien dejar de utilizar esas denominaciones o bien convenir su utilización con los “dueños” del MendoRock y Americanto.

“La Vendimia es nuestra desde 1936, pero no estaba inscripta. Y el hacerlo nos da la titularidad de los derechos sobre la Fiesta y por ende podemos protegerla de cualquier abuso que puedan hacer de esa marca”, explicó Rueda a Escenario.

Sobre las ventajas prácticas de esta marca registrada, el asesor detalló: “De ahora en más, cada vez que alguien pretenda utilizar una marca igual o similar a la que está registrada se activa el sistema de oposición y se informa a nuestro organismo. Entonces, inmediatamente se pediría el cese del uso de la marca”.

De este modo, “una marca registrada otorga a su titular el uso exclusivo de la misma, con la posibilidad de excluir a otros en el uso de esa marca y de cualquier otra que pueda producir confusión o que de cualquier manera afecte el derecho exclusivo. Asimismo, la marca registrada otorga el derecho de propiedad y la posibilidad de disponer de ella mediante venta, cesión, otorgar autorización de uso a través de contratos de licencia o franquicia”, según dicta la normativa.

En el caso de la Fiesta Nacional de la Vendimia, el abogado y funcionario de Cultura aseguró que no existen antecedentes sobre algún conflicto legal, administrativo o técnico en el uso de la marca. Esto porque el nombre no estaba registrado hasta el ejercicio de este año.

Lo que sí observó el gobierno de Celso Jaque es que “se estaba haciendo abuso del uso de la Vendimia, instituciones o particulares que usaban la marca sin pedirle autorización al Estado”, según manifestó en una entrevista el propio Ricardo Scollo.

La iniciativa surgió de esta inquietud personal del secretario de Cultura por proteger festividades y espacios culturales que forman parte del patrimonio mendocino.

“Scollo pensó en la gestión, en hacer las cosas como corresponde y darle a este tema un orden administrativo, legal y económico”, acotó Rueda, “sin pensar en banderas políticas, porque la Vendimia registrada nos beneficia a todos, ya que es una fiesta que nos pertenece a todos los mendocinos y por eso debemos cuidarla”.

Tanto el teatro mayor de Mendoza como el Festival de Música Clásica por los Caminos del Vino y la Vendimia fueron inscriptas, en su mayoría, en 45 nomencladores, que serían “rubros que hacen al interés, a la utilidad y a la protección del espíritu de estas marcas”.

Otro tema por el que luchará Rueda y su gente es el de cuidar la palabra “nacional” de fiestas o celebraciones privadas. “Es una denominación que sólo le compete a los organismos públicos, que solamente debería utilizarla el Estado, y en esto también hay abusos por parte de instituciones u organismos privados que usan el término ‘nacional’ para darles más relevancia a sus eventos”, sostuvo el funcionario.

Estas reglamentaciones ponen en riesgo, por ejemplo, los términos “vendimia” y “nacional” para denominar a la Fiesta Nacional de la Vendimia Gay, exitosa propuesta que ya está instalada en el calendario vendimial.

“El uso hace al derecho, y velar por los derechos de los mendocinos es nuestro deber”. Con esta frase concluyó Daniel Augusto Rueda e invitó a cada uno de los departamentos a trabajar en este sentido para registrar sus fiestas municipales o sus patrimonios culturales.

Fuente: http://www.diariouno.com.ar/edimpresa/2008/09/03/nota191124.html

agosto 16, 2008

Coleccionismo de arte: Entre el placer y la inversión

Una colección recientemente formada para la revista Punto a Punto, presentará el marchand Daniel Augusto Rueda. En un espectro amplio abarca pintura, dibujo, grabado y escultura, con obras firmadas por Antonio Sarelli, José Bermúdez, Enrique Testaseca, Ivonne Kaiser, Laura Hart, Juan Castillo, Esteban Grimi, Viviana Herrera, Guillermo Garrido, Susana Espina, Natalhie Waldheim y Cristóbal Peña y Lillo.

Una prestigiosa pasión

¿Pasión, afición, compulsión, frenesí, interés, inversión? ¿Qué ha motivado a los seres humanos a reunir objetos de arte? ¿Qué valor material y simbólico representan?

Con diversas motivaciones, desde la antigüedad, el coleccionismo ha sido una actividad símbolo de prestigio y poder. El coleccionismo moderno nace en la Italia renacentista como búsqueda de la belleza y del placer y la necesidad de perpetuar la memoria de los reyes y la nobleza. La era industrial y las nuevas fortunas dieron rienda suelta a la imaginación y pusieron en pie otros criterios y otras valoraciones.

Pero un coleccionista de arte -ya sea conservador o renovador, proveniente de la aristocracia o de la burguesía- manifiesta un fuerte sentido de la relevancia histórica, porque su inversión y su rédito no son solamente económicos. Una colección es el testimonio visual de una época y compendio y expresión de una personalidad y una mentalidad diferentes.

Gastar es un placer

Eduardo Costantini, Amalia Lacroze de Fortabat, Nelly Arrieta de Blaquier, Jorge Helft y Mauro Herlitzka son nombres conocidos por los argentinos y comparten un gusto por el que gastan millones. En las paredes de sus residencias cuelgan con orgullo obras de prestigiosas firmas. Pero no son los únicos: el sector crece entre los jóvenes empresarios que apuestan al arte nacional, al de sus respectivas provincias.

"El arte es el último reducto de los regionalismos", afirmaba Adrián Gualdoni Basualdo, especialista en mercado de la revista Arte al Día. Es que los sentidos de pertenencia, de identidad, se afirman en la producción simbólica en la que las artes plásticas son el exponente visual que mejor los representan.

Mauro Herlitzka (el millonario ex presidente de ArteBa y presidente de la Fundación Espigas), que vendió su colección de Barroco italiano para invertir en arte contemporáneo nacional y latinoamericano, afirma: "Con cuarenta millones de dólares te podés comprar medio Picasso o una colección de calidad de arte latinoamericano".

Mendoza viene produciendo un salto cualitativo que significa la emergencia de coleccionistas provenientes del sector empresario, que añaden ese plus de prestigio a empresas ya bien posicionadas, entre ellas conocidas bodegas están jugando un rol destacado.

También le cabe un papel importante al abogado y art dealer mendocino Daniel Augusto Rueda, que desde su emprendimiento ha dado un fuerte impulso a la difusión del arte mendocino, asesorando a particulares y empresas y representando a un grupo de artistas cuyas obras empezaron a colocarse en colecciones latinoamericanas y europeas.

Paulatinamente, en una labor que lleva tres años, su actividad ha ido creciendo y ya son varios los profesionales y empresarios que buscan asesoramiento y disfrutan del placer de vestir sus paredes con obras de artistas locales y notar la diferencia de lucir un original.

Por eso la presentación de la colección de arte mendocino en el Networking Day de la revista Punto a Punto será un acontecimiento singular, ya que representa una fuerte apuesta al arte local en la fiesta donde se dará cita la flor y nata del empresariado.

Una colección mendocina y la diversidad como concepto

Si algo caracteriza las exposiciones producidas por Rueda es su desprejuiciada diversidad. La intención de dar a conocer distintas generaciones, desde los maestros consagrados a los jóvenes emergentes pasando por las generaciones intermedias se conjuga con la pluralidad de estéticas a que cada artista suscribe.

La aspiración de captar públicos cada vez más amplios y cosmopolitas para nuestros creadores exige la flexibilidad de poder ofrecer opciones y perspectivas diferentes a un número cada vez más amplio de posibles adquirentes capaces de valorarlas y disfrutarlas. Y esta es la tónica de la colección Punto a Punto que se presentará en la fiesta empresarial a realizarse el 21 de agosto en el hotel Sheraton.

Doce obras. Doce artistas. Doce pasos en la construcción de una colección referencial que articula la serena espiritualidad de Antonio Sarelli con los sensuales desbordes de José Bermúdez, dos reconocidos pintores cuyas trayectorias están unidas a medio siglo de historia artística mendocina.

La renovación del paisaje introducida por Enrique Testaseca y el grácil sortilegio de las pinturas plenas de evocaciones de Ivonne Kaiser comparten con la signicidad tan americanista de Laura Hart y las audacias formales de las esculturas de Viviana Herrera un estatuto de calidad que apunta a distintas fibras de la sensibilidad y representan una generación intermedia cuyas poéticas se han afianzado y adquirido una presencia apreciable, en la que también consideramos a Guillermo Garrido, pintor nacido en Chile pero mendocino por arraigo, y a Susana Espina, recientemente decidida a compartir su arte más abiertamente con el público.

Los jóvenes talentos en indiscutible ascenso están incorporados en esta colección en las obras -que ha acaparado premios en los últimos certámenes artísticos y dando cuenta de un crecimiento en el plano artístico- como una pintura de Juan Castillo y otra de Cristóbal Peña y Lillo y los grabados de Esteban Grimi -premiados en Francia. Y como en todo buen coleccionista no puede faltar la apuesta por algún joven emergente, en este caso Natalhie Waldheim, pintora.

De esta manera, conformó el marchand Rueda para Punto a Punto esta primera parte de una colección completamente mendocina, muy estimulante y motivadora.

La otra punta del hilo

La trayectoria y relevancia de los artistas precisa del "mito de salida", o sea del necesario fogueo en otros territorios, para que vencidas las pruebas arribe exitoso al lugar de origen. Esto es parte de la épica del arte. Y en estas historias es infaltable el personaje que ayuda a la obtención de los logros. Obtener plazas de exposición en el extranjero para nuestros artistas tampoco es una empresa menor.

Y que estos lugares tengan un decidido glamour, el toque de sofisticación de un público decidido a adquirir es todo un dato. Pues esto es lo que Daniel Augusto Rueda ha obtenido para sus artistas: Marbella, sus bellas costas, sus lujosos clubes y hoteles, son los anfitriones de dos exposiciones que se mantendrán hasta el mes de octubre.

La primera inaugurada en agosto fue en Marbella Real, un Espacio de Arte y Decoración en la que participan las obras de Juan Castillo, Fernando Donati, Mario Grillo, Guillermo Garrido, Viviana Herrera y Karina Bertolotto.

La segunda, inaugurada recientemente en un complejo vip ubicado en la Urbanización Costabella, también rodeado de las idílicas playas, la conjunción es Arte y Vinos, espacio que comparten solamente Mario Grillo, Juan Castillo y Fernando Donati.

Si la presencia en el extranjero es importante, no lo es menos la difusión en otros lugares del país, y cumple con ella en el Vistalba Hotel Cultural, un emprendimiento turístico cultural en el casco de una estancia en Mercedes, provincia de Buenos Aires, que alberga desde julio hasta setiembre las obras de Modesta Reboredo, Viviana Herrera, Enrique Testaseca, Esteban Grimi, Mariela Lotfi, Laura Hart y Guillermo Garrido.

Exposiciones prolongadas en lugares de primera categoría en el país y en el extranjero, proporcionan posibilidades de conocimiento a públicos puestos en situación de disfrutar y adquirir obras de nuestros artistas, de introducir el interés en iniciarse en el coleccionismo.

Entre la inversión económica y el placer, el gusto y las convicciones estéticas, el riesgo y la aventura, el coleccionismo de arte es una empresa personal que da cuenta de una mentalidad diferente, es una búsqueda a través de la cual las personas manifiestan su perfil sensible.

Fuente: http://www.losandes.com.ar/notas/2008/8/16/cultura-375301.asp

agosto 1, 2008

El efugio

El arte de plásticos mendocinos en Buenos Aires.

Seis artistas expusieron con éxito en el Congreso. Entre ellos, las chacrenses Ivonne Kaiser y Laura Hart.

El arte y el vino están cada vez más ligados. Se pinta con vino, se pinta usando al vino como fuente de inspiración, las bodegas exponen obras de artistas y hasta se convierten en patrocinantes de ellos. Esta vez, un grupo de plásticos mendocinos viajó a Buenos Aires para la muestra colectiva en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de la Nación llamada “Mendoza, el arte entre vinos y poemas”, organizada por el abogado y marchand, Daniel Augusto Rueda. A ella adhirieron cuatro bodegas locales, que ofrecieron degustaciones de sus productos.

En esta oportunidad los artistas no sólo colgaron sus obras un espacio en el que no habían estado vinculados estos dos tópicos: el arte y el vino. También los artistas recibieron una mención de honor de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación. Seis plásticos, entre los cuales se encontraban las chacrenses Laura Hart (actual directora del MMAM) e Ivonne Kaiser, y una escritora, fueron los protagonistas de esta muestra.

“Estuvo muy bueno y fue bastante gente. Expusimos en un lugar donde hacía mucho que no exponía, en un lugar histórico. Tuvimos que llevar tres cuadros cada uno y uno de ellos tenía que hacer alusión al vino. Me parece bárbaro que haya alguien que movilice las obras de los artistas, porque eso es algo que por ahí no sabemos o no podemos hacer”, comentó Ivonne.

Las obras de Hart, Kaiser, Juan Castillo, Osvaldo Chiavazza, Cristóbal Peña y Lillo y Antonio Sarelli, 18 en total, fueron puestas en clima a través de un poema recitado por la escritora Marcela Muñoz Pan, quien también fue reconocida. En tanto que el evento fue declarado “De Interés Legislativo”, tanto en el Congreso como en la Legislatura de Mendoza.

“Fue una experiencia sorprendente. Uno piensa en Buenos Aires como algo enorme, competitivo, pero nos encontramos con un público muy gentil y con mucha respuesta por parte de la prensa. Además, Daniel (Rueda) colocó las obras en galerías privadas. Entrar en este mercado no es fácil, por lo que para nosotros es muy bueno”, agregó Laura Hart.

En esta oportunidad también se reconoció la labor de los hacedores culturales. Así, se destacó la labor de Rueda, “por las acciones desarrolladas en Mendoza, San Luis, Buenos Aires, Santiago de Chile, Punta del Este (Uruguay) y Marbella (España), través de la difusión de la actividad cultural mendocina y nacional y de las vanguardias del arte latinoamericano hacia el resto del mundo”. Su desempeño en este sentido también fue distinguido por el Senado provincial hace poco tiempo atrás.

Fuente: http://www.correvedile.com.ar/78/elefugio.htm

julio 16, 2008

Panorama Interior

Art Online
INTERIOR Panorma
From Mendoza
by Graciela Distéfano

The Discreet Charm of a month without fanfare or surprises, languid sun of winter must not be misleading: slowly but surely the activity remained in all sites, although we have no place to review them all. "Whoever is named receives a destination" said the Marechal remembered, and that is what seems to happen with RAP (Daniel Augusto Rueda) and her outstanding artistic venture.

"Actually, for the stove-indigenous black African-silence, when not the result of fear, is a very significant social quality". Antonio Di Benedetto (The silenciero)
The Discreet Charm of a month without fanfare or surprises, languid sun of winter must not be misleading: slowly but surely the activity remained in all sites, although we have no place to review them all. "Whoever is named receives a destination" said the Marechal remembered, and that is what seems to happen with RAP (Daniel Augusto Rueda) and her outstanding artistic venture. Silently, has been moving the work of Mendoza with intelligence and skill in various places. And so it was that in the course of little more than a month, joined "Spilimbergo and Brown, master and disciple. A premises: Tucumán", an exhibition at the gallery Encounter history of a piece of plastic inside the country. Also the work of Alberto Thormann traveled to Buenos Aires from the hand of this restless art dealer and projects in the Old World, with the exhibition held in Marbella with Viviana Herrera, Juan Castillo, Alejandra Civit, Osvaldo Chiavazza, Fernando Jereb, Cristóbal Peña y Lillo between Mendoza. A young lawyer, who seems to materialize the dream of Correa Patiño (great dreamer of the 60) of the successful dissemination of their coprovincianos art. With kindness, humility, perseverance he was introduced and making this a profitable activity, where artists are a great facilitator of opportunities. Also breathed an atmosphere of intimacy and silence in MMAM where painters exposed two successive winners in Victoria halls, San Rafael. Enrique Testaseca with "inner landscape" is immersed in that rich tradition to which explores Mendoza, giving a twist without ornamental effects and minimal intensity. While Carlos Escoriza in "fragile human love" shows a conceptual transition paths without taking off the paint, but deploying a variety of resources including a video of Diego Campo, who arranged with wisdom and strength a photographic series of the author creating an estrangement that part of the image of the apple, symbol universal?, Western?? and its metaphors and states.
On the other hand, in the ECA Weavers Encounter: "Man-fiber-time", which Beatriz Baez is "alma mater" proved the possibilities of a truly federal invitation and open to all trends that coexist in different spaces. Another opening action is good-and-tell is traveling exhibits offered at locations distant from the provincial capital of the Department of Culture. I touched the southern department of General Alvear receive Ofelia Santos, Ordonez Betty, and Roxana Isola Maria Gabriela Bermejo and his works. The artists are lavished in the far south, mainly in the school and the concern was more frequently. Thus, in a fruitful silence, deployed many actions that speak of the vitality of this "inside" that while not stop listening to too many voices, trembles in its crossroads.

Source: http://www.arte-online.net/Periodico/136_Julio_2006/PANORMA_INTERIOR

junio 29, 2008

Múltiples Personalidades – Juan Castillo

*SelváticaS*
Un espacio mío, mío, mío...

Juan Castillo tiene 29 años y ganó el Salón Regional de Artes Visuales Vendimia 2008 por una obra que a simple vista deja claro que como artista, él es diferente. Aunque por momentos extraña, su obra se destaca por el sentimiento y el protagonismo del color.

Como artista, Castillo permite que sus obras surjan y reflejen universos imposibles pero hipnotizantes a la vez haciendo uso del aspecto mágico y atractivo de los colores electrizantes y las imágenes poderosas.

Ya sea a través del realismo o del surrealismo sus creaciones -aunque sobre temáticas extravagantes, como en Híbridos donde hombre y animal se unen para crear algo más que librado a la imaginación- siempre se abren a las múltiples interpretaciones que el espectador quiera darles.

Como buen pintor contemporáneo se muestra curioso por el abanico de posibilidades que brinda hoy el experimentar con la fotografía digital para, luego de captar el momento imaginado, concebir la obra como arte, como creación de Juan Castillo.

Su obra ha sido expuesta en Uruguay y España; ha realizado seis muestras individuales y ha participado en más de treinta colectivas. En diálogo con +Cultura, Castillo relata cómo llega a ser un pintor realista y cuánto tuvo que ver en su elección el estudio del color, al tiempo que anticipa una próxima muestra que

- ¿Desde cuándo te gusta la pintura?
- Desde chico me gusta. En la secundaria me entusiasmé mucho más y le ponían mucho enfoque en la hora de plástica, aunque siempre creí que iba a ser abogado, incluso cursé un año de esa carrera y me di cuenta de que me había pasado todo el año dibujando.

- Elegiste estudiar en la Universidad Nacional de Cuyo, ¿qué es lo que más rescatás de la carrera?
- La carrera está buenísima, lo que está bueno es estudiar Historia del arte, pero rescato principalmente los conocimientos de composición, de dibujo. Me sirvió mucho y aproveché sobre todo el contacto con otros artistas, lo cual ha sido súper importante.

- Sos un pintor realista, ¿cómo llegás a sumergirte en esta corriente?
- Tiene que ver con un proceso. Siempre fui un pintor figurativo y tuve una etapa más surrealista y muy pura a nivel color. Creo que ir investigando el color, ir probando y usar colores cuaternarios y descubrir el color realista, lo cual es fundamental para la técnica, fue lo principal. Pero llegó solo, no me lo planteé como meta, simplemente se empezó a dar, cuando vi que funcionaba me copé con el realismo.

- En tus pinturas es frecuente la aparición de animales y niños…
- Sí, son temas recurrentes. La presencia de los animales se da espontáneamente creo, pero también está ligado a que tienen algo muy puro e infantil de alguna forma y eso me atrae. Pero también tiene mucho que ver que yo saco muchas fotos y pinto a partir de eso, a veces tomo fotos con una idea específica y a veces uso fotos que he sacado en situaciones cotidianas. Y los niños surgen porque tengo muchos sobrinos por lo que son algo común en mi vida.

- ¿Creés que el realismo se ha explorado de forma profunda en Mendoza?
- No, definitivamente no porque tiene mucho que ver con el ahora, creo que está relacionado con superar el tabú de la fotografía. En Mendoza hay una tradición muy fuerte del dibujo muy academicista y el realismo actual está muy ligado a la fotografía, con todo el tema de elaborarla y trabajarla sin el prejuicio de tener que dibujar algo tan perfecto como si fuera Miguel Ángel, algo que ni siquiera él hizo.

- Tus obras se dividen muy marcadamente en dos estilos, en unas hay luz absoluta y en otras una marcada diversidad de sombras. ¿Esto lo decidís antes del inicio de una serie de obras?
- Sï, en realidad depende de qué esté haciendo en ese momento. Ahora por ejemplo, me estoy tomando una licencia y trabajo en obras que no son totalmente realistas o en las que hay un plano puro de color. En este momento, estoy en una etapa muy digital que tiene que ver con el realismo y, en particular, la idea de mezclar el fondo de color dentro de la figura, en el cabello o en una parte del cuerpo.

- Por lo que se ve en tus obras tenés mucha imaginación…
- Bueno, depende porque por ahí la imaginación va en unir parte realistas como un hombre con cabeza de perro, esa serie se llama Híbridos y es algo que me encanta, también estoy trabajando en eso.

- Fuiste el ganador de la sección pintura del Salón Vendimia 2008 con una obra muy particular, La mascota. ¿Cómo la definirías?
- Creo que es una síntesis de varios temas, viene a cerrar un proceso porque reúne la figura del niño, del híbrido y del desnudo. Es un resumen importante de varios temas que he tratado. También me atrajo la idea de animarme a hacer un fondo verde sin horizonte donde las figuras están como en el aire. En realidad, esa pintura estaba destinada a una muestra para el Espacio Contemporáneo de Arte, pero la empecé muy tarde y quedó. Fue una suerte.

- Fuiste alumno de Alberto Musso, ¿qué enseñanzas o técnicas rescatás de él?
- En realidad hay que tener en cuenta que es difícil la convivencia en un taller de arte, se genera siempre una tensión con los profesores. Creo que él me ayudó a nivel compositivo y conceptual, no tanto sobre cómo pintar una obra sino que me hacía pensarla. No era muy fanático del surrealismo, si bien el me premió en un salón como jurado, él creía que el surrealismo estaba muy hecho ya, de todos modos, yo no me considero un pintor surrealista. Yo por ahí me ponía muy reiterativo con los temas autorreferenciales y él me decía. “Usted pinte Castillo, no piense tanto, pinte, pinte”.

- Dijiste que no te sentís muy surrealista, ¿qué tipo de pintor te considerás?
- No sé… Yo me animo a decir que hay algo de realismo mágico en mi obra, evidentemente aparecen elementos maravillosos, de esa categoría estética, como algo anormal que dentro de la obra vive como algo normal. Creo que tiene que ver con un realismo mágico, más que con el surrealismo que tiene más que ver con lo onírico que no es mucho lo mío. Paralelamente, me interesa mucho lo digital, donde hay todo un proceso digital previo a empezar la obra y eso me gusta.

- ¿Tienen un mensaje tus pinturas?
- Sí, siempre tienen un mensaje las pinturas, malos o buenos, aburridos o interesantes siempre tienen. Lo que yo busco es que al espectador le genere algo, no necesariamente una idea concreta, pero que a partir de la obra la persona pueda hacer una devolución o preguntarse algo.

- ¿Creés que la pintura siempre tiene que tener un fin de belleza?
- No, no necesariamente tiene que ser bello, puede ser muy bello, pero no necesariamente, se puede hacer arte con objetos cotidianos, que sean poco atractivos.

- Pertenecés a la misma generación de Lucía Coria, Andrián Mazzieri, Osvaldo Chiavazza y Carlos Escoriza, entre otros. ¿Creés que hay algo en común que une el arte de todos?
- Creo que somos todos muy distintos, venimos de formaciones distintas, como ser la Universidad Nacional de Cuyo o la Escuela de Bellas Artes. Muchos están más tirados a lo gráfico, al dibujo y otros muchos más a lo conceptual. No sé si hay un punto en común a todos, creo que sí compartimos una nueva visión sobre la obra en sí. El artista acá en Mendoza se percató de que su obra vale y de que se puede vender, de alguna forma la conciencia del mercado se ha vuelto más real.

- Entonces, ¿creés que el mercado de arte en Mendoza está creciendo?
- Como te digo, lo que cambió es la mente del artista. Ahora decimos “mi obra es algo que se puede comercializar, puedo vivir de esto”. Tal vez, en las generaciones anteriores se veía mal pensar la obra como un producto a la venta, esto no tiene porque hacerlo algo comercial.

- El pasado fin de semana participaste de “Trasnoche sin cortes”, que organizó el Cultural Victoria. ¿Cómo viviste la experiencia?
- Buenísimo, estuvo muy bueno. Se da una cuestión muy interesante entre los pintores, está bueno que el artista se anime a que lo vean pintar. La situación es muy divertida y lo disfrutamos mucho, además hicimos una intervención pintando una garita con esténcil y estuvo bueno porque fue bien colectivo, cada uno llevó su esténcil y quedó muy bien, muy variada.

- Tenés un marchand, Daniel Rueda. ¿En qué influyó su participación para la difusión de tus trabajos?
- Principalmente en la conciencia de pensar la obra como algo que la gente consume, además él se interesó en mi obra y la expuso. Por parte de él vino también la invitación a eventos donde hay gente importante, de trayectoria, y eso me sirvió mucho.

- ¿Cómo llegás a exponer afuera?
- Principalmente por el contacto con Rueda porque pude exponer en España por un contacto que él tenía y después me relacionó con una galería con la que él trabajó en Punta del Este y con la que yo sigo en relación. Y después también tuvo que ver con conectarme con gente y así poder mandar obras a salones, hacer una muestra en Buenos Aires, hay que estar conectado con el medio.

Autor: Selva Florencia Manzur
Publicado en +Cultura

Fuente: http://selvaticas.blogspot.com.ar/2008_06_01_archive.html

junio 17, 2008

Murió Alberto Musso, un maestro de pintores

Por Gema Gallardo.

El gran artista, nacido en San Luis, falleció el domingo luego de sufrir un paro cardíaco. Era un referente de la plástica local.

La comunidad artística mendocina llora la pérdida del gran pintor Alberto Musso, quien falleció el domingo a la noche luego de sufrir un paro cardíaco. El artista se encontraba internado desde hacía más de una semana en el Hospital Español, adonde había ingresado luego de sufrir un infarto cerebral que le dejó inmóvil el lado derecho del cuerpo.

Los restos del plástico recibieron sepultura ayer a la tarde en el Cementerio de Capital, ante el dolor de sus seres queridos.

Acerca del pintor

Musso nació en San Luis y se radicó en nuestra provincia. Fue docente en la Facultad de Artes y Diseño de la UNCuyo. Además de pintar, también tradujo textos del ruso, como el poema dramático Eugenio Oneguin, de Alexander Pushkin, y amaba la literatura, por eso dedicó varias horas de sus días a escribir.

Quienes seguían los pasos del pintor aseguraron que expuso en pocas pero contundentes ocasiones y participó en numerosas muestras colectivas. Obtuvo premios importantes con sus obras murales y retratos. Su constante tarea como jurado y su incansable prédica en la cátedra lo convirtieron en uno de los referentes de la plástica cuyana.

Ciudadano ilustre

Hace diez días, la Municipalidad de Guaymallén lo había declarado Ciudadano Ilustre”, en el marco de una muestra que el pintor presentó en la galería de arte Libertad. Muestra que continuará durante todo el mes “para recordar a este gran maestro y para que quienes no tuvieron oportunidad de conocerlo puedan apreciar la majestuosidad de sus exquisitas creaciones”, manifestó Sara Rosales, colega y amiga de Musso y directora de Cultura de Guaymallén.

Mientras, el año pasado, Daniel Augusto Rueda, marchand y asesor de la Secretaría de Cultura de Mendoza, le organizó una muestra homenaje en su provincia natal. Rueda en Potrero de los Funes-Arte & Vino se llamó aquella exposición, que se realizó en el Hotel Internacional Potrero de los Funes. Allí expusieron Ivonne Kaiser, Cristóbal Peña y Lillo, Viviana Herrera y Juan Castillo.

En esa oportunidad, el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, dijo: “Esta distinción que le hacemos a Musso es muy importante, ya que le otorgamos el máximo reconocimiento, que a pocos artistas se les da (...). Gracias, Musso, por ser puntano, cuyano y argentino.”
En aquella ocasión, el pintor respondió: “Este homenaje es excesivo y desborda lo que yo veo de mi vida. Esta distinción me enorgullece”.

Para la eternidad

“Recuerdo que Musso me contó en varias oportunidades que el primer cuadro lo firmó cuando tenía 7 años, en 1947, y desde ese momento pintó toda su vida. La inspiración para realizar sus obras era la realidad inmediata, la que tenía al lado, tanto el retrato de una mujer como la situación política que leía en los diarios o como la que leía de la historia argentina. Todo lo que le llegaba a él era motivo para que pensara imágenes, teniendo como resultado la elaboración de un cuadro”, rememoró, acongojado, el marchand.

Entre las obras recordadas de Musso se encuentran los retratos a gobernadores, como el de Roberto Iglesias, que ornamenta las paredes del Salón de los Pasos Perdidos de la Legislatura provincial.

Fuente: http://www.diariouno.com.ar/edimpresa/nota.php?id=184040

abril 20, 2008

Los plásticos locales mejor cotizados

Por Gema Gallardo

Plástica Una investigación acerca de cómo venden los artistas locales sus obras y quiénes son los más cotizados.

Grandes maestros o nombres emergentes y amateurs, en suma todos los artistas plásticos mendocinos comienzan a gozar lenta y paulatinamente del mercado de arte que está tomando forma en nuestra provincia. Mercado que se ve favorecido por la llegada constante de turistas.

Desde hace algunos años, los creadores locales incrementaron sus ventas a visitantes nacionales y extranjeros que optan por llevarse un lienzo, una escultura o una fotografía de recuerdo de su paso por Mendoza. Pero también está creciendo el consumo de arte por parte de los propios mendocinos, quienes de a poco comienza a ver una obra artística como una inversión o “una herencia invaluable” para sus hijos. “Mi experiencia en cuanto a venta está más relacionada con compradores mendocinos que con turistas”, confesó Fernando Gabrielli, art-dealer y organizador de las exposiciones que se realizan en los espacios de arte de la bodega Navarro Correas y La Garita.

Y aunque varios referentes del medio coincidieron en que “el gran mercado del arte” no existe en estas tierras por motivos socio-culturales, sí entienden que entre los factores del auge está el cambio monetario favorable, pero también la calidad estética de las obras.

El marchand Daniel Rueda expresó que actualmente comprar una obra de arte es la tercera disciplina de inversión a nivel mundial. “La relatividad de este negocio es importante, ya que podés comprar una pintura a $500 y con los años, de acuerdo con la evolución del plástico, esa pieza puede alcanzar una cifra inimaginable”, dijo Rueda.

Por su lado, la art-dealer Cecilia Romera confesó que “definitivamente no hay un mercado de arte como lo hay en Buenos Aires, pero hay un cierto potencial. Si no no hubiera venido Gutiérrez Zaldívar a tentar la provincia como un campo de venta o promoción más para sus artistas”.

Y párrafo seguido agregó: “Mendoza se está despertando al arte y mucho ayuda la simbiosis de bodega con arte, hotel con arte, restoranes con arte, cosa que hace diez años no existía. En eso se han ‘despabilado’ los receptores de turismo, que sin duda han sido los que ayudan a que el arte se fomente más en Mendoza”, dijo la encargada del espacio de arte del hotel Hyatt.

Pero ante la ausencia de un mercado formal de arte importante –las galerías, por ejemplo–, los principales espacios de promoción son precisamente aquellos que transitan los turistas: hoteles, bodegas, restoranes. Son los extranjeros, justamente, los que sobresalen con sus compras: canadienses, estadounidenses, ingleses, alemanes y chilenos, detallaron los consultados por este diario.

Vidrieras privadas

Varios plásticos del medio señalaron que el mercado formal de arte en la provincia es muy pequeño, por lo que las principales vidrieras de sus obras son los hoteles, las bodegas y los restoranes. Éstos no actúan de marchands, pero dan espacio a las piezas y ante la consulta del interesado lo contactan o lo envían al taller de los respectivos artistas.

Al respecto, Rueda hace gestión de arte mendocino en Marbella, Punta del Este y Buenos Aires. Se ha propuesto que la provincia sea eje de un centro, entre Santiago de Chile y Buenos Aires, que incluya Uruguay y San Pablo. Esto, para que los artistas ingresen al mercado europeo pero en forma sostenida. “Muchos mendocinos tienen una calidad plástica excepcional que no tiene nada que envidiarles a las extranjeras”, apuntó el gestor.

Fuente: http://edimpresa.diariouno.net.ar/2008/04/20/nota178730.html

marzo 30, 2008

Hoy cierra la muestra de Azzoni

Hoy es el último día para poder apreciar la Muestra Homenaje a Roberto Azzoni, que se inauguró a principios de mes en el Museo Municipal de Arte Moderno (MMAMM, subsuelo de la plaza Independencia, Ciudad). El homenaje es una coproducción del MMAMM y el marchand Daniel Rueda.

La muestra está integrada por 54 óleos pertenecientes a los familiares del genial pintor y al museo. Obras como Campesina en reposo, un óleo de 1949, En el patio de la chacra, de 1955, o El Pan, de 1957, entre otras, han sido cuidadosamente curadas por la directora del museo, Laura Hart.

Ésta es una exposición que según críticos, periodistas y público en general han calificado como una de las más importantes realizadas en Mendoza. Los horarios de visita del museo, para hoy, son de 9 a14 y de 15 a 21. La entrada es gratuita.

Fuente: http://edimpresa.diariouno.net.ar/2008/03/30/nota176747.html

marzo 5, 2008

Homenaje al gran Roberto Azzoni

Mañana a las 20.30 en el Museo Municipal de Arte Moderno quedará inaugurada una muestra en homenaje al gran pintor mendocino. La integran óleos que poseen sus familiares y el mismo museo, que organiza la muestra junto con Daniel Augusto Rueda Arte.

Con una primera muestra individual en 1926, cada vez que se presentó Roberto Azzoni recibió críticas elogiosas. Enrique Adrián Coll le dedicó un libro; Alberto Cirigliano le consagró otro en 1982; Sergio Hocévar se ocupó extensamente en "Azzoni, su pensamiento y obras elegidas" en 1998, en edición de Biblioteca Comunal y Guillermo Petra Sierralta, durante años, lo siguió de cerca, marcando pautas estéticas.

Nacer en Génova en 1899 fue sólo un accidente, pues se radicó desde niño entre nosotros y aquí creó su obra, formó su hogar, nos honró con su hombría de bien y formó a muchos de los artistas más destacados de la provincia. No era un plástico académico sino un pintor moderno y evolutivo.

Tras las etapas realistas, en las que se vale, por una parte, del paisaje local y, por otra, de la diversidad técnica de los ismos europeos, llegó a una síntesis y un modo propio que lo ubicaron entre los pintores más sobresalientes del país, enrolado en un particular expresionismo americanista.

Más que nada le interesaba hacer cuadros. No le importaba la investigación por sí misma sino los hallazgos concretos para llegar a resultados plásticos, eso sí, que enriquecieran los tradicionales conceptos de belleza, armonía, equilibrio, ritmo y proporción.

Adoptada la bidimensionalidad (aunque nunca en forma extrema) fondo y figura fueron una continuidad uno de la otra y se consolidó su estilo, ya inconfundible. De allí pasó a la abstracción, no sólo a aquella que le sirvió para sintetizar, sino a la que se solaza con la materia, pero no para que valga por sí misma, ya que la obligó a servir al contenido y a la expresión. Tal el caso de la obra mural 'El suelo', donde ofrece una geología presentativa, verdadera maravilla plástica de materia convulsa, inquietante, densa, de fuerte tensión dramática.

Quizás porque la conjunción de talento -como innata disposición- y de temperamento sanguíneo lo llevaron a vivir por la pintura, logró ensamblar, por ejemplo, la bella materia (cara a los impresionistas) con una superficie inmaculada (propia de los abstractos). El resultado es soberbio. A las figuras heroicas, tiernamente pétreas, se añade un imponderable señorío y obtiene una factura suntuosa, acariciante, transparente.

La neta estructuración compositiva no se aparta de ese pintor épico cuyos héroes son los antiguos habitantes de Mendoza, de la América andina, endiosados en su paleta austera y terrosa, monocromática, variada en hábiles modulados ocres, o multicolor cuando así conviene, pero siempre con una paleta baja, de tono grave.

En la exposición 'Paisajes mendocinos' de 1987 en galería 'Giménez', llamaba la atención un cuadro sin título donde aparece la cordillera partida en dos por un río, feroz en su mole impenetrable, en su quietud inconmovible. Surge allí un canto a la piedra que exalta su esencia y nos lleva de inmediato a relacionar con el poema 'Piedra infinita' de Ramponi.

Piedras hechas como una escenografía para dioses y titanes, de proporciones homéricas, de belleza salvaje, que el talento de Azzoni supo recrear en la tela con ese dramatismo inquietante y solemne que destaca a su pintura.

Cuando el hábitat de sus héroes es el que lo solicita, invoca al genio inventivo y allí están, diseminadas por todo el país, las enormes patas de gallo de nuestros r&´os, la férrea cordillera de los Andes y las ondas raíces de los álamos centenarios.

Dramático, de expresión vigorosa y nunca ampulosa, Azzoni se interesó más por la raíz que por el árbol, más por el alma que por la piel, por eso no fue un retratista del mundo exterior sino un cabal intérprete de las razas andinas. Un veterano poeta de la canción de gesta, con sintaxis de nuestro tiempo. Un pintor de voz inconfundible que le dio voz definitiva a Mendoza y a su gente.

El hombre
Nació en Génova, Italia, el 2 de julio de 1899, hijo de Luisa Bussi y Narciso Azzoni, pero se radicó en Mendoza desde muy pequeño. En su labor como plástico y docente mendocino representó con sus obras los paisajes y gente de Mendoza. Las figuras de hombres y mujeres en el paisaje de Azzoni no son elementos complementarios, tampoco alegorías y símbolos.

Son protagonistas del medio, con el vigor y la profundidad que sale del mismo ambiente y se transmite en reciedumbre, vitalidad y mansedumbre.

Creó la Academia Provincial de Bellas Artes, bajo la inspiración del arquitecto Manuel Civit, junto a los pintores Antonio Bravo, Fidel de Lucia, Vicente Lahir Estrella, Rodolfo Guastavino, Vera Sales.

En 1947 fue responsable de los Talleres del Instituto Superior de Artes Plásticas de la Universidad Nacional de Cuyo. Su arte fue visto en España, Venecia, Cuba, Chile y Colombia, entre otros lugares.

En una entrevista Azzoni afirmó: “Soy un figurativo porque necesito expresar. Quisiera que mi figura no sólo trascienda una pose, sino un espíritu. Siempre creí que la figura debe expresar algo humano”.

Murió en Mendoza el 16 de mayo de 1989.

Fuente: http://www.losandes.com.ar/notas/2008/3/5/estilo-348074.asp´

marzo 5, 2008

Azzoni será homenajeado en el MMAMM

Mañana se realizará un homenaje al gran pintor Roberto Azzoni, a las 20.30 en el Museo Municipal de Arte Moderno Mendoza (MMAMM), ubicado en la plaza Independencia de Ciudad. El tributo es presentado por la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza, coproducido con el museo y el marchand Daniel Augusto Rueda.


Mañana se realizará un homenaje al gran pintor Roberto Azzoni, a las 20.30 en el Museo Municipal de Arte Moderno Mendoza (MMAMM), ubicado en la plaza Independencia de Ciudad. El tributo es presentado por la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza, coproducido con el museo y el marchand Daniel Augusto Rueda. La muestra Homenaje a Rorberto Azzoni estará integrada por óleos pertenecientes a sus familiares y al museo y ha sido cuidadosamente seleccionada por la directora del MMAMM, Laura Hart. La exposición promete ser una de las más importantes de la plástica mendocina en los últimos años. Permanecerá abierta al público hasta el 31 de marzo.


EL ARTISTA. Roberto Azzoni realizó su primera muestra individual en 1926 y cada vez que se presentó recibió críticas elogiosas. Enrique Adrián Coll le dedicó un libro y Alberto Cirigliano le consagró otro en 1982. Guillermo Petra Sierralta, durante años, lo siguió de cerca, marcando pautas estéticas, y existe una amplia bibliografía que se ocupa de su obra y da idea de su dimensión artística.


Nacer en Génova en 1899 fue sólo un accidente, pues se radicó desde niño en Mendoza y aquí creó su obra, formó su hogar y enseñó a muchos de los artistas más destacados de la provincia. No era un plástico académico, sino un pintor moderno y en evolución. Tras las etapas realistas, en las que se vale del paisaje y de la diversidad técnica de los ismos europeos, llegó a una síntesis y un modo propio que lo ubicaron entre los pintores más sobresalientes del país, enrolado en un particular expresionismo americanista.


Fuente: http://elsolonline.com/noticias/view/59461/azzoni-sera-homenajeado-en-el-mmamm